¿Qué hacer si se estropea un electrodoméstico por una subida de tensión?

//

¿Que puedo hacer si se me ha averiado un electrodoméstico por una sobretensión? Si ha habido una subida de tensión tenemos que tener en cuenta que la mayoría de pólizas de seguro del hogar tienen cobertura para cubrir estas averías.

Todos los electrodomésticos y equipos electrónicos están expuestos a las subidas de la tensión eléctrica. Este problema puede ocurrirnos en cualquier momento y cuando menos te lo esperas. En la mayoría de los casos, una leve subida de tensión no provoca daños en tus Electrodomésticos.

Pero en otras ocasiones, este exceso de tensión provoca daños a los equipos. ¿Puedo reclamar a alguien? ¿El seguro de hogar cubre la avería? ¿Me van a indemnizar?..

Si tienes contratado un seguro de hogar que no se limita solo al continente, sino que también cubre el contenido, podrás reclamar los daños que te hayan ocurrido en caso de una sobretensión eléctrica.

¿Qué hacer cuando se estropea un electrodoméstico por una subida de tensión?

Lo primero que tenemos que hacer en cualquier caso, es ponernos en contacto con nuestro mediador de seguros o bien con el servicio de atención al cliente de la aseguradora. Este primer paso es imprescindible para luego no tener ningún problema con nuestra reclamación.

Siempre será necesario demostrar que la avería en los electrodomésticos ha sido producida por un problema derivado de esa alteración electrica. O sea, que bien ha sido causada por una avería en el suministro de la empresa que nos suministra la electricidad o por la caída de un rayo durante una tormenta eléctrica.

¿Como demostrar una subida de tensión eléctrica?

Demostrar la causa de la avería en un Electrodoméstico siempre lo tiene que certificar un perito o un técnico especializado en dicho aparato. También sería interesante poder conseguir un documento donde, la empresa suministradora, certifique que en la fecha y hora en que ocurrió la avería, se produjo una subida de tensión por un fallo o avería en el suministro.

Una subida de tensión eléctrica se produce cuando el voltaje supera en un 15% o más la tensión nominal del domicilio. En España y gran parte de Europa el voltaje nominal se sitúa entorno a los 230 voltios a 50Hz. Para que se considere una subida de tensión, la tensión debería de ser como mínimo de 260 voltios.

Cuando sucede una subida de tensión, lo primero que se suele estropear de un aparato electrónico es la fuente de alimentación o transformador. Este componente es el encargado de reducir la tensión que llega al aparato, (en nuestro caso los 220 voltios), a los que el aparato necesite para trabajar, por ejemplo 12 voltios. Además de esta reducción, muchas fuentes de alimentación también transforman la corriente alterna en corriente continua.

Al llegar una tensión eléctrica mayor que la que puede admitir una fuente de alimentación o transformador, se suele producir un corto en la resistencia de protección, una rotura en las bobinas o una explosión en los condensadores que actúan de filtro. Cualquiera de estos sucesos, es un síntoma inequívoco de que puede haber ocurrido una alteración eléctrica por sobretensión.

En la mayoría de los casos, es evidente que la placa electrónica ha sufrido un daño y es visualmente apreciable a simple vista. Bien sea un fogonazo, una pista saltada o un componente quemado, es fácil que quede un fuerte olor como a plástico quemado en la placa electrónica.

Placa averíada por subida de tensión

Cada compañía de seguros es diferente por lo que es importante que leas con atención las limitaciones de la cobertura para daños eléctricos. Por ejemplo, lo más usual es que no cubran las averías producidas por instalaciones eléctricas provisionales o que no estén en regla.

Electrodomésticos rotos por sobretensión eléctrica

Una síntoma inequívoco de que ha ocurrido una avería por sobretensión eléctrica es que hay varios aparatos afectados en una misma zona. Cuando en un mismo bloque de edificios hay varias viviendas con múltiples aparatos eléctricos dañados, es casi seguro que todo ha ocurrido por una subida de tensión eléctrica generalizada.

Para que la electricidad nos llegue a nuestros hogares a la tensión adecuada hay varios sistemas repartidos entre nuestros edificios, las diferentes zonas o calles o incluso los barrios. Estos sistemas son transformadores y repartidores de la electricidad y son muy fáciles de localizar. Están bastante visibles e identificados para avisarte de que es peligroso manipularlos. Pues en estos lugares es donde es más fácil que se produzcan averías y que por estas se puedan producir las terribles subidas de tensión.

Si en alguna ocasión has tenido este tipo de problema seguro que más de un vecino lo ha sufrido también. Es muy difícil por no decir que casi imposible que exista un problema por sobretensión en un único domicilio y con un solo electrodoméstico implicado.

¿Reparación o indemnización?

Para poder determinar si tus aparatos averiados son «económicamente reparables», también sería importante poder aportar las facturas, tickets o comprobantes de pago dónde este reflejado el valor de los equipos averiados.

Además, tampoco cubren los daños estéticos y que no afecten el funcionamiento normal del equipo. Algunos compañías de seguros, no te indemnizarán los pequeños electrodomésticos los cuales su valor a nuevo sea inferior a los 50€.

Aunque lo más habitual es que la compañía aseguradora envíe a un perito o técnico para que revise los electrodomésticos dañados, en algunas ocasiones la aseguradora no dispone de ellos y te da la opción de que busques a un técnico por ti mismo. En este caso puedes localizar a tu Técnico de Confianza para que realice una valoración y enviar el presupuesto para que la compañía lo valoren

En caso de que la reparación sea anti-económica o imposible de reparar, la compañía puede optar en realizar una indemnización por el valor de un aparato de similares características. Esto depende de la cobertura de la póliza que tengamos contratada.

Prevenir es curar

En los hogares de la Unión Europea, es obligatorio por normativa tener instalado un interruptor diferencial, también conocido como “salvavidas”. Este aparato tiene se encarga de cortar el circuito eléctrico en caso de que ocurra una sobretensión o cortocircuito. Aunque en la mayoría de casos, si está subida es muy fuerte no es muy efectiva.

Una buena practica que podemos tener en nuestro hogar y que en la mayoría de empresas si se tiene es un SAI. Este aparato es el auténtico salvavidas de los aparatos electrónicos, sobre todo para los ordenadores ya que se encarga de suministrar la corriente independientemente del suministro de la red.

También te puede interesar

Deja un comentario