Cómo usar los electrodomésticos para ahorrar dinero

//

A veces, el recibo de energía que llega a nuestra casa será más alto de lo que esperábamos, y no sabemos que los pasos que podemos tomar para mejorarla son más simples de lo que pensábamos.

Según diversos estudios, los electrodomésticos suelen ser uno de los principales gastos de la familia, representando el 25% del gasto total. Sin embargo, reducir este consumo es tan sencillo como elegir una etiqueta de eficiencia energética y realizar una serie de acciones básicas, sin requerir una inversión de tiempo adicional.

El primer paso es conseguir electrodomésticos ecológicos de nivel A. Con este certificado de eficiencia energética se puede reducir el consumo de energía y el consumo de agua hasta en un 55% de media. Sin embargo, también existen opciones para ahorrar dinero sin incurrir en gastos extras no previstos: basta con realizar una serie de acciones diferentes según el punto de gasto.

En la cocina, el 10% se centra en el consumo en el hogar, y es importante prestar atención al funcionamiento del frigorífico. Una técnica importante para ahorrar energía es descongelar los alimentos en el frigorífico, porque el equipo aprovecha el frío. Respecto al horno, procura no abrir la puerta: cada vez que hagas esta acción perderás el 25% de la energía acumulada. A la hora de cocinar, es importante elegir una olla a presión, que puede ahorrar hasta un 80% de energía además de ahorrar tiempo. Además, si el fondo del recipiente es un poco más alto que el área de disipación de calor, el recipiente se calentará de manera más eficiente.

Aunque las cocinas a gas natural son los que menos energía consumen, la comodidad de limpieza que te ofrece una vitrocerámica es mucho más práctica. A si que si eliges una vitrocerámica, mejor una vitro de inducción, con ella puedes llegar a ahorrar hasta en un 40%, ya que su rendimiento es mucho más eficiente y rápido.

No importa qué tipo de electrodomésticos uses, es de gran ayuda cocinar grandes cantidades de comida y congelarlas; a su vez, si apagas el fuego 5 minutos antes de terminar de cocinar estarás usando el calor residual.

También es una buena opción para ahorrar dinero al lavar la ropa. Las lavadoras de la mejor clase energética con diferentes ciclos ECO de lavado pueden ayudar a ahorrar cientos de euros durante su vida útil. Una vez más, aunque no te plantees cambiar tus electrodomésticos, hay muchas opciones: por ejemplo, puedes poner el agua a la temperatura más baja posible. Más del 80% del consumo de energía se produce al calentar y cargar la lavadora a su máxima capacidad.

Otros factores a considerar son los ordenadores y los televisores. En el primer caso, si la interrupción de uso prevista supera la media hora, asegúrese de apagarlo. En cuanto al televisor, debes asegurarte de que no siempre esté en modo de espera, lo mismo ocurre con las consolas, equipos de música y muchos otros elementos, que en modo de espera consumen hasta un 15% de energía durante su funcionamiento. Una buena opción es utilizar una regleta y cortar el suministro eléctrico cuando no se estén utilizando aparatos eléctricos.

Combinar todas estas opciones con otras acciones básicas relacionadas con la iluminación, el aislamiento o la calefacción puede ayudar a reducir en gran medida sus recibos de energía.

También te puede interesar

1 comentario en «Cómo usar los electrodomésticos para ahorrar dinero»

Deja un comentario