Cada cuánto tiempo hay que Limpiar el lavavajillas

//

Cada cuánto tiempo hay que limpiar el lavavajillas para que siga lavando como el primer día y además ahorremos tanto en la factura de la luz como en averías y revisiones del servicio técnico.

Un Lavavajillas limpio y bien higienizado es la clave para tener el mejor rendimiento y evitar futuras averías. El lavaplatos quizá no sea uno de los electrodomésticos más vendidos ni de los más usados en los hogares españoles, eso sí, una vez lo has probado es difícilmente desprenderte de él. El lavavajillas ahorra tiempo, esfuerzo y también energía y agua, desinfecta con efectividad y contribuye a tener la cocina siempre ordenada.

Para un buen funcionamiento se necesita un mantenimiento lo más adecuado posible, por mucho que su tarea sea la de fregar nuestra vajilla, el lavaplatos también necesita ser limpiado de vez en cuando. Igual que limpiamos la lavadora de vez en cuando, hay que pensar que el lavavajillas también necesita de nuestro cuidado. Desde luego, tenemos que asumir que todo lo que está en casa habrá que limpiarlo en algún momento. Y los aparatos electrodomésticos no pueden ser menos.

Es una necesidad crucial si queremos que funcionen correctamente para evitar averías y que nos duren muchos años. Si la limpieza del frigorífico es importante para mantener la seguridad alimentaria sin derrochar energía, en el caso del lavavajillas querremos que deje nuestros platos y cubiertos impolutos, desinfectados y sin dañarlos.

Cuándo limpiar el lavavajillas

La respuesta obvia seria «cuando esté muy sucio» , pero eso a veces no nos sirve demasiado, pues la mayoría de las veces lo veremos limpio a simple vista. Como dice el refrán: solo se limpia lo que ve la suegra. De hecho, uno de los principales motivos por el que se suele olvidar la limpieza del lavavajillas es la de no verlo sucio, algo que no pasa tanto con el horno o la vitrocerámica.

Lo mejor para no olvidar la limpieza del lavaplatos sería marcarse una rutina fija que podemos anotar en el calendario de tareas de la familia. Cuanta más veces se use, mayor suciedad y más dura sea el agua, más a menudo tendremos que limpiar y revisar nuestro aparato. Pongamos que para un uso estándar de una familia de cuatro miembros sería hacerlo una vez cada dos meses como mínimo.

Mantenimiento preventivo

Siempre se ha dicho que es mejor prevenir que curar y con los electrodomésticos, este es uno de los mejores consejos. Nunca está de más recordar que un mal uso es el primer paso para que el lavavajillas se estropee. Para realizar un buen uso, nunca está de más revisar las instrucciones que nos facilita el fabricante, prestando atención a todas las indicaciones de uso y mantenimiento, consejos y cualquier información que el fabricante considere relevante.

Además, como ya te contamos anteriormente, los platos y demás utensilios a lavar no se deben enjuagar antes de introducirlos, lo más económico y ecológico es retirar los restos sólidos de alimento. Si los enjuagamos, vamos a falsear a los sensores de suciedad y por tanto el lavaplatos no va a lavar correctamente.

Colocar bien la vajilla es la clave

Colocar correctamente cada plato, cada vaso y cada cubierto en su sitio, no llenar los carros de más, emplear pastillas o detergentes adecuados y escoger el mejor programa para cada uso también son cuestiones a tener en cuenta a la hora de alargar la vida de nuestro electrodoméstico. Y procura no meter utensilios que no sean adecuados para fregar en el lavavajillas ya que estos también pueden averiar nuestro electrodoméstico.

¿Sabías que….

Los utensilios y cubiertos de madera no se deben de lavar en el lavavajillas. Los fabricantes de lavaplatos siempre van a indicar en las instrucciones de uso que no se deben de introducir utensilios de madera para limpiar en el lavavajillas.


Limpia todos los filtros con frecuencia

Limpiar lavavajillas filtros

Los filtros son el elemento de nuestro lavaplatos que se encarga de atrapar toda la suciedad de la vajilla que introducimos, por lo que es la pieza más que debemos limpiar con más asiduidad. Lo más sensato es que hagamos una inspección ocular una vez a la semana y que cada mes los saquemos fuera del aparato para realizar una limpieza exhaustiva.

Aunque por las prisas nos saltemos la limpieza del resto del aparato, los filtros hay que tenerlos siempre lo más limpios posible. El filtro está localizado en la parte inferior, normalmente hacia el centro y bajo las aspas, y su tarea no tiene mucho misterio: filtra el agua para recoger la suciedad o impurezas y posibles elementos sólidos. Hay que limpiar el tubo y la rejilla de alrededor.

Comprueba en el manual de instrucciones o contactando al fabricante cómo se debe extraer sin dañarlo, pues algunas marcas pueden requerir el uso de un destornillador, aunque suelen sacarse simplemente girándolos en el sentido contrario a las agujas del reloj. Si hay restos sólidos grandes o piezas de algún material roto, retíralos con cuidado con las manos.

Dependiendo del nivel de suciedad, bastará con usar un cepillo bajo el agua del fregadero; si huele mal o tiene cal o moho, puedes dejarlo a remojo en una mezcla de agua caliente, jabón y un poco de bicarbonato. Si estuviera muy sucio, puedes usar un limpiador manual de vapor.

Limpieza de los aspersores

Limpieza lavavajillas brazos aspersores

¿Sabes cómo funciona un lavaplatos? Los aspersores o brazos son las manos de tu lavaplatos y como todos sabemos, con las manos sucias es imposible de limpiar bien. De nada sirve limpiar el lavavajillas si los aspersores están obstruidos. Aunque se vean aparentemente limpias, lo habitual es que en su interior se vallan acumulando pequeños restos de comida como pepitas de melón, granos de arroz y otros alimentos.

Puedes limpiarlas con cuidado sin retirarlas, aunque es más fácil extraerlas y hacerlo cómodamente en el fregadero, lo normal es que los pequeños orificios se vallan obstruyendo. Para limpiarlos, lo mejor es dejarlos secar durante una hora por lo menos y cuando esté seco ir metiendo una aguja o algo similar por los agujeros para ir colando los restos hacia adentro. Seguidamente ves dando golpecitos para que caigan por el agujero central del aspersor

Las cestas y los cuberteros

CESTA LAVAVAJILLAS SIEMENS
CESTA LAVAVAJILLAS SIEMENS

No se suelen ensuciar tanto como el resto del aparato ya que se van limpiando en el mismo proceso de lavado. Solamente y en raras ocasiones pueden quedarse piezas de materiales sólidos o restos de comida atrapados en sus recovecos y rejillas, es posible encontrar trozos de papel de etiquetas y similares que se han desprendido de algún bote o un plato nuevo.

Es más fácil que los carros de lavavajillas se deterioren con el paso del tiempo y se oxiden las puntas. Para evitar que esto ocurra tienes más información en nuestro artículo dedicado a los problemas de oxidación de los cestos del lavavajillas.

Limpiar las partes internas del lavavajillas

Para dejar nuestro aparato perfecto en todos sus tubos, conductos y partes internas inaccesibles necesitaremos sanearlo cada mes o cada dos o tres meses, en función del uso que le demos y la dureza del agua de nuestra ciudad. Además es recomendable hacerlo después de un periodo largo de inactividad.

Lo más fácil es adquirir un producto de limpieza específico para esta tarea, que incluso podemos adquirir del fabricante concreto de nuestro aparato. Para usarlo hay que revisar las instrucciones del mismo; por lo general se colocan, abiertos, en el interior del lavavajillas vacío y se pone en marcha con el programa indicado. Si prefieres limpiarlo más a menudo sin usar productos comerciales puedes poner en marcha de vez en cuando un ciclo eco de limpieza a 65º C con el aparato vacío, tienes que poner dos o tres litros vinagre de limpieza, con ácido cítrico en polvo si quieres además eliminar olores. El vinagre hay que añadirlo después del primer prelavado del programa. Calcula que mínimo a los treinta minutos del comienzo del programa.

Limpiar el lavavajillas por fuera

Este último aspecto no afectará tanto al funcionamiento pero sí a la higiene y el aspecto estético que deje en nuestra cocina. No tiene mucho más misterio que aplicar el mismo procedimiento y productos que usemos en el resto de electrodomésticos de la cocina, siempre que estos sean de acero inoxidable.

Una bayeta suave de tipo microfibra y jabón neutro o producto específico para el acero inoxidable que no sea abrasivo será más que suficiente para dejar el frente el tirador relucientes, secándolo bien.

¿Cada cuánto tiempo hay que limpiar el lavavajillas?

La limpieza periódica del lavavajillas va a depender del uso que se le dé al aparato, para una familia de cuatro miembros donde se pone el lavavajillas casi a diario, lo más recomendable es realizar una limpieza profunda cada dos o tres meses.

¿Como se limpia el lavavajillas?

El lavavajillas se limpia sacando los filtros y lavandolos con agua y algún producto desengrasante y luego haciendo un lavado largo con temperatura usando un producto específico para la limpieza del interior del aparato.

También te puede interesar

Deja un comentario